magnify
formats

La morosidad ahoga al sector de la hostelería

Publicado en 2 julio, 2013
Compartir

La morosidad puede hundir cualquier empresa, sea grande o pequeña e independientemente del sector al que se dedique, así que realizar un buen curso de contabilidad y curso de finanzas resulta del todo recomendable para garantizar la mejor gestión posible de tu negocio. También la formación en fiscalidad puede aportarte una visión nítida y útil para evitar que las subidas de impuestos afecten a la morosidad.

Para ilustrar el impacto que la morosidad tiene en una empresa o negocio, un buen ejemplo es el de la hostelería, uno de los sectores que lleva décadas sosteniendo junto al turismo en general la economía española y siendo una importante fuente de generación de ingresos y puestos de trabajo, especialmente en temporada alta. Pero la crisis está haciendo estragos en los negocios y ya puede empezar a decirse que que la hostelería se ahoga.

Y es que la morosidad en los créditos a la hostelería se ha duplicado en un año, alcanzando ya un preocupante 16,7% a finales de 2012. La crisis económica dura ya seis años y la deteriorada economía de los hogares ha hecho caer el consumo hasta límites insostenibles.

Es más, incluyendo también el año 2010, llegamos a la conclusión de que la morosidad se ha triplicado en los últimos tres años. Era de un 5,3% en 2010, 8,2% en 2011 y 16,7% en 2012. E incluso ha llegado a multiplicarse por cinco desde 2009, cuando la morosidad era del 3,76%.

Estos datos evidencian que el sector hostelero está perdiendo solidez financiera a medida que la crisis se alarga y el panorama en el horizonte no es optimista, además del perjuicio sufrido por la legislación, especialmente por la ley antitabaco, aunque también por muchas normativas municipales en materia de terrazas y ocupación de vía pública.

La situación es más que preocupante, con la hostelería situada ya en el grupo de sectores más afectados por la morosidad en los créditos, solo por debajo de las inmobiliarias y el sector de la construcción, grandes causantes y a la vez víctimas de la burbuja inmobiliaria. Y con estos números, a nadie le extraña el impacto negativo que esto tiene en la creación de empleo. ¿O sería más acertado hablar ya de destrucción de empleo?

Fuente: El Economista

 

 
Etiquetas:,
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10
XSLT Plugin by Leo Jiang