magnify
formats

La inversión del futuro está en Internet

Publicado en 1 diciembre, 2014
Compartir

Hablando de inversión económica y emprendimiento hace diez años, nadie podía imaginarse las inmensas posibilidades que la red ofrecería a corto plazo. A día de hoy, Internet no constituye sólo un espacio más donde apostar por un proyecto solvente, desarrollar una estrategia comercial o invertir dinero en publicidad, sino que día tras día aumenta sus múltiples posibilidades de comunicación e interacción con usuarios y consumidores, se consolida como un soporte fiable, rápido y eficaz y se ha convertido en una herramienta imprescindible para abaratar costes, aprovechar la retroalimentación con los usuarios y generar fidelización. Todas las empresas requieren de una buena imagen digital a nivel corporativo y algunas nuevas start-ups e incluso multinacionales centran su actividad mayoritariamente en el terreno online, en lugar del offline. Tan importante es dicha revolución informática que la mayoría de la población considera que no existe ningún elemento o suceso en la historia económica que haya progresado de manera más rápida ni con mayor impacto y crecimiento. De hecho, se deduce que la máquina de vapor fue la revolución industrial lo que el PC ha sido para esta revolución informática: su símbolo y detonante. Sin ir más lejos, La Ley de Moore afirma que el precio de su elemento básico, el microchip, cae 50 % cada 18 meses, lo mismo que ocurrió con los productos cuya manufactura se mecanizo en la primera revolución industrial. La aparición de Internet y su multiplicidad de dispositivos ha modificado por completo la vida diaria, el mercado laboral y las dinámicas sociales, y resulta complicado imaginar la vida sin tecnología, cuyo acceso se va democratizando y perfeccionando con el tiempo. Y es que aquella web 1.0 de hace una década; estática, unidireccional, meramente informativa y sin posibilidades de interacción se nos antoja lejana y nada tiene que ver con las posibilidades actuales. Hablar de web 2.0 es hablar de hipertexto, de multimedialidad, de interacción, de feedback y de potencial infinito. De segmentación y fragmentación, nichos por descubrir, formatos nuevos y globalización económica. Así, el marketing digital y el comercio electrónico son dos opciones que ganan peso, fiabilidad e importancia a la hora de emprender en la web.

Arrojando un poco de luz sobre los datos, el 88% de las empresas usará medios y redes sociales para la comercialización de productos este año, la tasa de crecimiento de la tecnología móvil ha sido de un espectacular 81% en 2013 y la inversión publicitaria en el Internet móvil llegará en todo el mundo a los 24.900.000 millones de dólares en el presente año. Las cifras hablan por sí solas y el marketing de contenidos no deja de aumentar sus presupuestos (un 52% para las grandes empresas y hasta un 60% para las pequeñas.) Por otra parte, el Internet de las cosas resulta imparable, basándose en la interconexión digital de objetos cotidianos a Internet, otra opción para invertir con acierto. El informe de Accenture estima que la inversión global en este internet industrial alcanzará la cota de los 500.000 millones de dólares en 2020, lo que supone un incremento del 2.400% con respecto a los 20.000 millones de dólares invertidos en 2012. Según este documento publicado, este avance tecnológico supone una excelente oportunidad para las empresas que lo adopten, pues podrán obtener nuevas fuentes de ingresos combinando sus productos con nuevos servicios digitales. Estos combinarán la informática de sensores, la analítica industrial y las aplicaciones de máquinas inteligentes en un solo universo de productos, procesos y servicios.

Por lo tanto, el Internet de las cosas, el marketing digital y el comercio electrónico son ámbitos interrelacionados competitivos y útiles a la hora de realizar una inversión y convertirse en emprendedores. Vamos a analizar sus ventajas de manera más pormenorizada.

Ventajas fundamentales de Internet

Invertir en Internet permite aumentar considerablemente los ingresos de un negocio, si somos capaces de comprender sus beneficios y maximizar su potencial organizativo. En primer lugar, ¿qué puede ofrecernos la red entre nuestras posibilidades de inversión?

*Base infinita de clientes potenciales: Internet trasciende todos los límites meramente geográficos, y aunque por supuesto que permite realizar campañas estratégicas locales, la presencia en la red de una empresa le otorga al instante un público global, puesto que clientes de todo el planeta pueden obtener información sobre el producto o servicio y en muchas ocasiones, adquirirlo a través de este canal.

*Ruptura y flexibilidad de horarios: La www (siglas de la world wide web) funcionan las 24 horas del día y los siete días de la semana. Poco importan los domingos, los festivos y las vacaciones tradicionales, Internet siempre está abierto para obtener información, configurar una compra o interactuar con otros usuarios. Esta característica es un filón importantísimo para las empresas que quieran abrir una tienda virtual o simplemente hacer branding y tener en Internet una web, un blog o unas redes sociales que amplíen el ratio de difusión de su producto, mejoren su imagen y fidelicen a su público. Literalmente, las empresas pueden, gracias a Internet, ganar dinero mientras duermen.

*Extensión ilimitada de contactos: Los foros, la blogosfera y las redes sociales han generado una comunidad global de usuarios que han creado el concepto de prosumer: consumidores que a la vez son productores de información. Ya no son audiencia pasiva, sino clientes activos que interactúan, poseen demandas más exigentes y nos aportan ideas innovadores que pueden mejorar nuestros negocios. A día de hoy podemos intercambiar consejos sobre la comercialización, las técnicas promocionales o el perfeccionamiento de productos con otro especialista o emprendedor cuya empresa esté ubicada en el otro lado del mundo.

*Rentabilidad: Es una de las ventajas más jugosas para la inversión digital. Abrir y mantener una tienda virtual, por ejemplo, tiene un coste mucho menor, apenas una fracción del presupuesto necesario para abrir y mantener una tienda física. La publicidad es más barata, los costes de traslado, logística y material son menores, el personal requerido siempre es menor y el margen de riesgo a la hora de realizar la inversión monetaria es más bajo que en otros sectores tradicionales.
Pilares del marketing digital

Existen multitud de razones por las que invertir en marketing online y potenciar a través de esta vía un negocio en Internet. Existen cuatro ventajas específicas que resultan especialmente características y que comportan un avance significativo respecto a otros métodos tradicionales de inserción publicitaria como la prensa o la televisión.

*Alcance: Las estadísticas nos muestran una clara tendencia en aumento acerca del tiempo de uso y del número de usuarios activos. Esto multiplica exponencialmente las posibilidades de que un anuncio, y por lo tanto, un producto o servicio lleguen al mayor número posible de consumidores. La capacidad de alcance, y la inmediatez del mismo transforman el mundo online en un mercado con una enorme y versátil capacidad de demanda y un crecimiento continuo.

*Segmentación: Este factor clave provoca que podamos elegir las características del target o público objetivo al que nos interesa que llegue nuestro anuncio. Determinar con mayor exactitud el tipo de consumidores que recibe nuestra publicidad aumenta el rao de conversión (y por lo tanto, la probabilidad de compra y la rentabilidad de nuestro negocio) En los modelos publicitarios tradicionales (prensa, radio, televisión o carteles, por ejemplo), las audiencias se hallan menos fragmentadas y por lo tanto, existe un porcentaje de rebote mucho mayor, pero mediante el marketing online los usuarios encuentran a su empresa.) Esto puede mejorar mucho el acierto de nuestra inversión.

*Análisis: Las múltiples herramientas digitales de medición que tenemos a nuestra disposición permiten calcular datos acerca de contactos, ventas, visitas o conversión de ventas de manera casi milimétrica y a tiempo real, eliminando la clásica incertidumbre de analizar el éxito o fracaso de una campaña mediante datos más volátiles.

*Costes: La inversión necesaria para lograr una rentabilidad significativa es mucho menor que en Internet que en cualquier otro medio publicitario, donde las tarifas para implementar anuncios son mucho más elevadas.

 

Rasgos característicos del comercio electrónico

Podemos definir el comercio electrónico como el conjunto de las transacciones comerciales suscitadas entre un vendedor y un comprador empleando los medios digitales de hoy en día. Esta modalidad nos permite un amplio espectro de posibilidades competitivas de inversión, como desarrollar marcas de productos, cobrar precios especiales por un servicio, y o segmentar el mercado en busca del nicho que se adecúe a nuestro producto o servicio. A continuación, sus rasgos característicos.

*Ubicuidad: La necesidad obligatoria del comercio tradicional de disponer de una sede física y tangible ya no existe: El comercio electrónico es accesible desde cualquier dispositivo conectado a la red, está al alcance de todos y una compra puede realizarse desde cualquier parte del mundo.

*Estándares universales: La tecnología es igual en cualquier zona del planeta, lo que reduce notablemente los costes de penetración de una empresa en un mercado determinado.

*Interactividad: La morfología del modelo del comercio electrónico facilita la comunicación fluida y a tiempo real entre el comerciante y el consumidor, ya que permite la creación de compromisos con los clientes o consumidores en una escala global más masiva.

*Personalización: Nuestra empresa puede dirigir su campañas de mercadotecnia o sus promociones de venta a segmentos de público objetivo o individuos específicos, tomando en cuenta sus intereses y compras realizadas con anterioridad.

*Tecnología social: Los usuarios pueden compartir contenido en texto, video, música y fotos a una comunidad mundial. Se crea y distribuye contenido permitiendo la programación de consumo. Es decir, el feedback generado por los consumidores retorna a la empresa con valor añadido al producto, que permite realizar los cambios necesarios para mejorar las estrategias de venta.

*Globalización económica: Las transacciones realizadas mediante comercio electrónico traspasan los límites territoriales, culturales y nacionales con una efectividad que los mercados tradicionales no poseen ni poseerán; teniendo así un alcance equivales casi al tamaño de la población en línea mundial.
Consejos para invertir en la red

Por último, me gustaría aportar unos pequeños consejos a la hora de realizar una inversión en Internet, un campo donde debemos tener claro que Roma no se hizo en un día y que el ahínco, el esfuerzo, la constancia y la creatividad son factores imprescindibles en nuestro trabajo diario por sacar un negocio a flote.

*Persigue la originalidad: La incertidumbre económica que vivimos en la actualidad, propiciada por la recesión, la globalización y la diversificación de modelos de negocio en la red impulsa los negocios basados en la red. Aprovecha las condiciones de flexibilidad, personalización y abaratamiento de costes e impulsa un proyecto nunca antes visto. Los consumidores tienen más confianza actualmente a la hora de comprar por Internet, invierten más tiempo en la web gracias a las redes sociales y la revolución de los smartphones ha democratizado el acceso en dispositivos móviles. Todas ellas son razones de peso para apostar por el emprendimiento digital o la inyección de capital en proyectos de tal calibre.

*Aprovecha los comercios especializados: En comercio electrónico, existen muchas áreas competitivas para explotar: adaptación de negocios, turismo, viajes, gastronomía, deporte, comercios verticales, productos farmacéuticos, ocio, cine… Por ejemplo, ticketing, o venta de entradas, enfocado a todo tipo de segmentos, tiene un volumen de negocio potencial de cuatro millones de euros y sólo se ha desarrollado el 10%-. Busca tu área, estudia la competencia, analiza a tu público y realiza tu inversión.

*Estate al tanto de las tendencias del momento: Desde los outlets (tipo Privalia), a todos los negocios relativos a la movilidad y el cloud computing (almacenamiento y procesamiento de información en la nube), pasando por el mercado de los videojuegos, las apps, la geolocalización o las redes sociales punteras, existen numerosos mercados emergentes en los que puedes hallar tu oportunidad, y que demandan tanto profesionales especializados como inversores.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10
XSLT Plugin by Leo Jiang