magnify
formats

La devolución del IVA soportado en ausencia de ingresos

Publicado en 10 octubre, 2013
Compartir

Las deducciones en las autoliquidaciones del IVA genera a menudo disputas entre la Agencia Tributaria y los contribuyentes, especialmente los trabajadores autónomos. El artículo 92 de la Ley del Impuesto de Valor Añadido establece los requisitos para poder deducir el IVA soportado.

Los contribuyentes o sujetos pasivos pueden deducir el IVA de las cuotas devengadas cuando hubieran pagado (soportado) en las adquisiciones de bienes y servicios a terceros  o en imporatciones el extrangero.

Los requisitos son:

  • Las cuotas soportadas serán deducibles si se han devengado en el territorio de aplicación del IVA español (Península y Baleares), en operaciones sujetas y no exentas de IVA.
  • Solo podrán efectuar la deducción los empresarios o profesionales que hayan iniciado la realización habitual de las entregas de bienes o prestaciones de servicios correspondientes a sus actividades.
  • Los bienes o servicios con IVA soportado deben utilizarse para la actividad empresarial o profesional del sujeto pasivo.
  • Han de tenerse justificantes o documento equivalente del gasto.

Quedan exentos de IVA los aplicados sobre desplazamientos, hostelería y restauración (salvo que tengan la consideración de gasto deducible a efectos del IRPF o del Impuesto sobre Sociedades); en la adquisición de alimentos, tabaco y bebidas o espectáculos o servicios de carácter recreativo; en joyas, y piedras preciosas o en servicios destinados a atenciones a clientes, asalariados o a terceras personas.

Deberà resgistrarse como gasto en la contabildad. La justificación del gasto es el punto de mayor controversia.

¿Qué ocurre si no existen ingresos?

¿Como pruebo que ese gasto era necesario para la obtención de ingresos, si éstos no llegan?

Una solicitud de devolución de un IVA soportado en la que no exista IVA repercutido provicará con bastante seguridad una revisión por parte de la Agencia Tributaria. Como siempre,  dependerá en gran parte de la cuantía, pues no es lo mismo solicitar 100 euros que 1.000. A partir de ahí, será responsabilidad del contribuyente el probar la necesidad del gasto.

En el curso de fiscalidad ponemos el ejemplo de un negocio que pide la devolución del IVA del arrendamiento de un local. La empresa ha alquilado el local con la expectativa futura de generar unos ingresos que todavía no se han producido.

El derecho a deducir nace en el mismo momento en que se alquila el local, es decir cuando se devienen las cuotas deducibles. Se deberà justificar mediante un documento y la contribución del gasto en la producción de bienes o servicios.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10
XSLT Plugin by Leo Jiang