magnify
formats

Importancia de la educación financiera

Publicado en 15 diciembre, 2014
Compartir

Se termina un nuevo año y es hora de hacer balance económico. Una educación financiera nos ayuda a controlar nuestros ingresos y nuestros gastos en estas fechas navideñas, a planificar nuestras finanzas con conocimiento de cara al próximo año 2015 y a ser capaces de gestionar nuestros recursos económicos de manera eficiente. De esta manera nos podemos organizar mejor, económicamente hablando, y seremos capaces de afrontar los imprevistos que puedan surgir en un momento dado y que no nos pillen “con las manos vacías”.

Según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), la educación financiera se define como “el proceso por el que los consumidores financieros/ inversores mejoran su comprensión de los productos financieros, conceptos y riesgos y, a través de la información, la enseñanza y/o el asesoramiento objetivo, desarrollan las habilidades y confianza para adquirir mayor conciencia de los riesgos y oportunidades financieras, tomar decisiones informadas, saber dónde acudir para pedir ayuda y tomar cualquier acción eficaz para mejorar su bienestar financiero”.

El objetivo que persigue la planificación económica, tanto para personas como aplicado a PYMES, es que podamos manejar nuestros instrumentos financieros de la manera más adecuada, con el objetivo de que nuestro nivel de endeudamiento se iguale con el nivel de ingreso, o que nuestro nivel de ahorro sea mayormente eficaz y efectivo.

La educación financiera también facilita la toma de decisiones, puesto que genera las estructuras mentales necesarias para evaluar los riesgos y considerar las potenciales ganancias. Dicho de otro modo, se trata de poner en una balanza los aspectos positivos y los negativos, y con ello ser capaces de decidir los pasos a seguir construyendo bases sólidas y construir el camino hacia el éxito.

 

¿DÓNDE / CÓMO / CUÁNDO SE APRENDE EDUCACIÓN FINANCIERA?

El hogar familiar es la mejor escuela dónde aprender educación financiera. El manejo de las finanzas familiares, el modo en que los padres y hermanos mayores manejan los aspectos económicos de sus vidas deja huella en los más pequeños de la familia, al ser su ejemplo a seguir.

La familia inculcará valores como el ahorro, el cuidado del dinero, el disfrute de beneficios mediante lazos de comunicación, generando aprendizaje y favoreciendo la educación financiera.

El colegio es el lugar dónde los niños aprenden. A través de juegos lúdicos o la organización de ferias se fomenta el aprendizaje y puede ser la ocasión ideal para integrar la educación financiera de una manera divertida.

A veces no tenemos en cuenta que desde la infancia se empieza a adquirir la educación financiera. En este periodo de la vida los seres humanos somos más receptivos al aprendizaje, especialmente el aprendizaje inconsciente (que es el más duradero). Este será un buen momento para dar una buena educación financiera a los más pequeños, enseñándoles a no gastar en lo primero que se quiera. No es necesario abordar esa educación financiera inicial con conceptos académicos, sino de una forma más práctica y enfocada a experiencias financieras cotidianas de las personas y de las familias. Además no debemos olvidar que los niños y jóvenes serán los consumidores de productos y servicios financieros del mañana.

También la educación financiera se puede aprender y mejorar con el tiempo. La educación financiera debe abordar todas las etapas de la vida. Una escasa formación financiera hace a la persona vulnerable a prácticas de venta inadecuadas e incrementa la probabilidad de adoptar decisiones inconvenientes para sus finanzas.

 

BALANZA DE INGRESOS Y GASTOS

Cierto es que no estamos viviendo un momento boyante a nivel económico y nuestras finanzas se pueden ver afectadas por ello. Resulta fundamental apostar por las nuevas oportunidades económicas que surjan y no dejarlas pasar. En este sentido, las TICS están cambiando el mercado laboral, enfocándolo hacia nuevos sectores y nuevas formas de trabajo. La Nueva Economía (NE) se está haciendo eco de los nuevos empleos originados a partir de la denominada “Sociedad de la Información”, y que representa el 27% del PIB español, por lo que no debemos perderla de vista.

Los más arriesgados también están apostando por esta Nueva Economía, realizando inversiones económicas y de emprendimiento en Internet. Términos como “el Internet de las cosas, el marketing digital y el comercio electrónico poco a poco se van adentrando en nuestra educación económica y en nuestra actividad económica.

 

En el lado opuesto a los ingresos de una balanza, nos encontramos con los gastos (facturas, pagos diversos). Si no contamos con una buena educación económica, estos gastos pueden ponernos en una situación económica complicada e incluso llegando a estar en números rojos.

¿Qué significa la expresión “estar en números rojos”? Se utiliza para referirnos a una situación de saldo descubierto en nuestra cuenta bancaria, donde los gastos no han podido ser saldados con los ingresos, y por lo tanto, nuestro saldo es negativo y debemos dinero.

Estar en números rojos nos puede ocasionar problemas personales (estrés, ansiedad, inquietud, malestar) y bancarios (nos pedirá ese dinero más unas comisiones añadidas). Cuando esta situación de números rojos se repite en el tiempo es síntoma de una mala gestión económica. Será necesario revisar nuestra planificación económica y ampliar nuestra educación económica para que no se repita la situación y mantengamos valores positivos en nuestra cuenta bancaria.

Por si esto no fuera suficiente, hemos pasado en los últimos años de una actividad financiera básica, tradicional, con cuentas corrientes y de ahorro y créditos hipotecarios, a otra de productos financieros más complejos. Y ello provoca la “asimetrías de la información” y una situación de desigualdad entre oferente y demandante. Por ello se vuelve más imprescindible que nunca apostar por una educación financiera como herramienta para equilibrar el grado de formación y situarnos como demandantes al mismo nivel que los oferentes de productos financieros.

Además se da la circunstancia de que España posee un alto nivel de bancarización y escasa formación y educación financiera al respecto.

 

PLANES DE EDUCACIÓN FINANCIERA

Conscientes de la falta de educación financiera y de la importancia que supone para la sociedad, el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) pusieron en marcha el Plan de Educación Financiera en el año 2008 con el objetivo de mejorar la cultura financiera de los ciudadanos. “Se trata de un proyecto global de educación financiera para mejorar la cultura financiera de la población”, según declaraciones de Gloria Caballero, subdirectora de la CNMV de Educación Financiera.

Lo más destacable de este proyecto ha sido el lanzamiento del portal www.finanzasparatodos.es donde se presenta gran variedad de herramientas prácticas para ayudar a gestionar las finanzas personales y de aplicación a las PYMES. Por ejemplo, permite elaborar un presupuesto personalizado, calcular la cuota de un préstamo o estimar el nivel de endeudamiento para cada persona.

También destaca en ese mismo portal el apartado titulado “Consejos básicos de economía familiar”. Por su importancia y su adecuación a las PYMES vamos a hacernos eco de ellos:

  1. Chequee su salud financiera incluyendo la organización de las cuentas financieras para llegar a fin de mes y cumplir los objetivos financieros marcados por la PYME.
  2. El presupuesto de la PYME: identificar ingresos y gastos (fijos – incluido el ahorro- y variables) y realizar un seguimiento continuado para hacer los ajustes necesarios.
  3. El fondo de emergencia de la PYME: disponer de un fondo de reserva para los imprevistos que puedan surgir y que, obviamente no se conocen de antemano.
  4. Gestión del endeudamiento en lo referido a la gestión del crédito y a las deudas adquiridas por la PYME.

 

También la Unión Europea ha movido ficha en este tema y ha impulsado el Proyecto DOLCETA. Es un proyecto de educación para el consumo, que cuenta con la participación de los países miembros de la Unión Europea y con el apoyo de la Comisión Europea. En este Proyecto se ofrecen módulos interactivos con información sobre servicios, derechos y recursos didácticas promoviendo un consumo responsable.

Toda esta educación financiera será de aplicación a las PYMES. Sin embargo, una buena educación financiera no es válida únicamente en la teoría. Es necesario llevarla a la práctica para evitar tomar decisiones inadecuadas. Se recomienda que los Recursos Humanos de la empresa encargados de la economía, realicen un Curso de Finanzas para PYMES con el objetivo de reforzar sus conocimientos y aplicarlos al ámbito empresarial.

En definitiva, la educación financiera es una herramienta que permite la gestión de las finanzas y ayuda a planificar mejor el futuro eligiendo los mejores instrumentos financieros y estando informados de lo que sucede a su alrededor.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10
XSLT Plugin by Leo Jiang