magnify
formats

Economía en la era Trump. ¿Cómo van a comportarse los mercados?

Publicado en 4 diciembre, 2016
Compartir

Tras los resultados obtenidos en las elecciones en EEUU, ha dado comienzo la era Trump. La llegada del nuevo presidente a la Casa Blanca ha marcado el inicio de un periodo lleno de dudas para los mercados financieros, y los expertos han empezado a actualizar sus perspectivas de inversión teniendo en cuenta el nuevo escenario.

Tras la victoria de Donald Trump se espera que a medio plazo la globalización se reprima un poco, el crecimiento sea más lento y suban los precios. Según las previsiones, la incertidumbre será mayor a la actual y será difícil pronosticar los desarrollos geopolíticos y el futuro de los países emergentes.

Esta elección podría traer varias consecuencias para los mercados financieros. En primer lugar, durante el periodo de transición después de la investidura, el incremento de los déficits podría derivar en un alza de los tipos con encarecimiento de las importaciones e inflación.

El petróleo se podría ver también influenciado por la política del nuevo presidente; aunque los bancos podrían beneficiarse por una regulación menos rígida. Respecto al oro, son muchos los expertos que se han manifestado. A corto plazo, el oro será uno de los activos mejor parados, ya que los inversores buscarán un activo refugio, y saldrán ganando las compañías mineras. A largo plazo, siguiendo las promesas del nuevo presidente, el gasto en infraestructura debería aumentar hasta en 550.000 millones de dólares. De ser así, la infraestructura civil se vería beneficiada de mayores oportunidades gracias a los nuevos proyectos del gobierno.

Hablando de globalización, la más probable es que el libre comercio de bienes y servicios venga reducido, ya que los desarrollos geopolíticos serán difíciles de pronosticar durante el mandato de este presidente. Todo esto se traduce en un crecimiento más lento y menor prosperidad, dado que podrían aumentar las primas de riesgo y los precios de los bienes y servicios, especialmente en Estados Unidos. Los bonos del gobierno de los países industrializados se podrían ver beneficiados por esta nueva realidad norteamericana, así lo explicó el responsable de Mercado de Capitales Global de Allianz.

La era Trump: la visión de los bancos

El director de Análisis Financiero y Mercados de Bankinter, Ramón Forcada, aconseja ser cautos y no mover posiciones hasta comprobar que el mercado se ha estabilizado. En general, siguiendo las palabras de este experto, la victoria de Trump deteriora la calidad de los créditos de Estados Unidos que, a corto plazo, actuarían como activo refugio y los bonos europeos tendrían que convertirse en un buen espacio a nivel global. En este sentido, de acuerdo con Forcada, son los países emergentes los que se verían más perjudicados y no tanto nuestro país.

El economista jefe de Saxo Bank, Steen Jakobsen, añade que la recesión en los Estados Unidos seguirá presente y con este cambio de gobierno se terminará por matar a lo que quede de crecimiento, pues no se trata sólo de un problema de muchas compañías, sino también de la macropolítica del país que ignora la tecnología y se “obsesiona” con la globalización.

Algunos analistas indican que el momento en el que se encuentra EEUU es de pleno empleo, como el plan que defiende el nuevo presidente orientado a la construcción de nuevas infraestructuras como carreteras, puentes y redes eléctricas e inversión en defensa, lo que podría crear un escenario en el que algunas empresas de materias primas se verían beneficiadas.

A medio plazo, si la política presupuestaria y fiscal se confirma expansiva y el nivel de ocupación sigue manteniéndose de pleno empleo, los tipos de interés se incrementarán de manera más pronunciada y quienes quedarán peor paradas serán las empresas que tienen relaciones comerciales con Europa y los países emergentes.

Respecto a las políticas estrambóticas que hemos podido escuchar durante la campaña presidencial, como por ejemplo levantar muros o desencadenar guerras de comercio, casi nadie las considera factibles; pero está claro que la rebaja de impuestos y la derogación de las iniciativas como el proyecto Obamacare, sí se podrían llevar a cabo en los próximos meses, aunque esto podría ser favorable para los intereses de los mercados, según algunos expertos.

En conclusión, todos los expertos coinciden en la creciente incertidumbre en la economía estadounidense y global en el contexto de la era Trump. Quedaría por descubrir cómo van a acompañar los bancos centrales el movimiento de las políticas del nuevo presidente y cómo van a integrar los mercados de bonos los mayores riesgos para la estabilidad de las finanzas. Será un periodo en el que la credibilidad de los bancos centrales estará en el punto de mira.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10
XSLT Plugin by Leo Jiang