magnify
formats

Dudas en la red: ¿debo pagar impuestos web?

Publicado en 26 diciembre, 2014
Compartir

Los impuestos web son una cuestión controvertida a día de hoy. La duda sobre las  obligaciones en torno a ellos se materializa principalmente debido a dos motivos: el primero es la incertidumbre y desinformación que existe en torno a ellos y el segundo el caos en materia legislativa que ronda el universo web. ocasionada por los cambios vertiginosos en el mundo digital y las múltiples posibilidades que ofrece para negocios, proyectos y autores. A pesar de que existen múltiples mitos sobre los impuestos web, en este artículo abordaremos su problemática y su tratamiento a través de varios apartados, y profundizaremos en la herramienta más empleada para los ingresos publicitarios: Google Adsense. Antes de comenzar, es interesante apuntar que si no sabes con claridad si debes pagar impuestos por tu página web, existe un criterio muy simple y efectivo para resolver tu pregunta: ¿recibirás algún ingreso gracias a ello? Si es así, entonces tendrás que declarar estos ingresos y pagar los impuestos correspondientes, tanto del IVA como del IRPF. En cuánto a los impuestos web por IVA, tienes que observar si gracias al trabajo que desarrollas a través de tu página web (difusión de contenidos, venta y publicidad de productos, etc) estás realizando una actividad comercial o desarrollando un negocio que podría clasificarse como venta de servicios o productos tangibles y hasta digitales. Todas estas actividades implican el pago de impuestos puesto que Hacienda no grava la página web como tal, sino los ingresos que por medio de ella se obtengan.

Por lo tanto, la pregunta fundamental cuando nos preguntemos por nuestro negocio es qué es lo que la Agencia Tributaria considera como comercio electrónico sujeto a impuestos web. Pues bien: la venta de bienes y suministros como música, juegos, películas y software. También se incluye cualquier servicio que se pueda prestar por la vía electrónica, como por ejemplo la enseñanza a distancia, la oferta de programadores o desarrolladores web o las consultas de coaching online. En definitiva, tendrás que declarar los ingresos recibidos por estas operaciones y pagar tus impuestos web a la Administración Pública. Vamos a aportar los criterios establecidos por la Unión Europea para determinar cuál es el porcentaje del IVA aplicable: éstos son relativos al establecimiento permanente del prestador del servicio y toman como principio base que te hallas establecido en España, pues lógicamente varía dependiendo del país en el que nos encontremos :

*Si tu cliente se localiza en España, entonces debes facturar con el IVA Español.
*Si tu cliente se localiza en un país de la Unión Europea diferente de España, entonces debes facturar sin IVA, pero estando dado de alta en el Registro de Operaciones Intracomunitario (ROI)
*Si tu cliente se localiza fuera de la Unión Europea, entonces en la factura no se aplicará el IVA.

Es importante recordar estos criterios previamente a la hora de poner en marcha un proyecto y planificar que nuestro negocio sujeto a los estándares de la red sea viable y cumpla los requisitos exigidos por las leyes vigentes.

¿Cuáles son los impuestos web por publicidad?

Es muy frecuente que poseamos un blog (bien sea temático, corporativo, de contenidos virales) o un sitio web y obtengamos nuestros ingresos regulares a través de la exhibición de banners o publicidad de terceros. De hecho, la publicidad es la principal fuente de ingresos de las páginas que ofertan contenidos al usuario. De ser éste nuestro caso, estos blogs o páginas también tendrán que pagar impuestos web, que estarán incluidos en las declaraciones del IVA y del IRPF. A día de hoy, el universo del marketing digital está en período de exponencial expansión, y son muchos pequeños emprendedores los que deciden ganar dinero mediante un canal de youtube o un blog. En Youtube y en la mayoría de webs de internet la publicidad es gestionada por Google Adsense, un servicio ofrecido por Google que permite de una forma fácil cobrar publicidad por nuestras visitas. Aunque al comienzo los ingresos obtenidos a través de esta herramienta sean bajos, si tenemos suerte y constancia y prosperamos podemos alcanzar una importante retribución económica. La mayor parte de personas que toman la decisión de incorporar Adsense se preguntan cuántos impuestos deben pagar, o dudan si no están obligados a hacerlo, porque la información en lo tocante a estas cuestiones es escasa y confusa. Pues bien, según los preceptos legales correspondientes, desde el momento en el que ingresamos nuestro primer euro por publicidad éste tiene que declararse a Hacienda de manera obligatoria y sin excepciones. La problemática actual reside en que si la cantidad la que ganamos es poca la gran mayoría opta por no declarar y pagar todos los impuestos correspondientes ya que entonces todas las ganancias obtenidas se perderían al abonar a Hacienda los impuestos. Lo que tiene que estar claro es que igualmente, tenemos la obligación de declararlo pese a perder dinero con ello, y especialmente, a partir de las cifras más elevadas puede convertirse en un grave problema, ya que nos exponemos a ser sujetos de una investigación tributaria. De todas maneras, si tienes dudas lo más adecuado es que consultes a un experto en materia de impuestos que te asesore de manera más pormenorizada sobre los pasos y documentos requeridos a lo largo del proceso. Existe por ello una tendencia en auge a la hora de estudiar fiscalidad online.

Pautas a seguir a la hora de declarar los ingresos percibidos gracias a Adsense

En primer lugar, para hacer lo correcto en lo relativo a los impuestos web, deberemos hacernos autónomos y pagar la correspondiente cuota. Para  ello basta con presentar el formulario 037 y darse de alta en Hacienda. Logicamente, la cuota de autónomo varía en función de la persona, pero la media está en unos 250 euros al mes aproximadamente, aunque para los menores de treinta años se haya en cincuenta. El plazo habitual es comunicar cada tres meses a Hacienda lo relativo a nuestras ganancias: Para ello, presentaremos el modelo 130 en el que expondremos cuales son nuestros ingresos e informaremos de cuales son los gastos de nuestra web (cuota de internet, hosting, alojamiento, etc..) y del resultado pagar (el 20% a Hacienda.) Por último, al final del año, nuestro deber es hacer la declaración de la renta como autónomo y comunicar cuantos ingresos hemos tenido en total en el período anual completo. Según nuestros ingresos, hacienda nos retendrá desde un 24,75% hasta un 52%. Lógicamente, como ya hemos pagado un 20% cada tres meses, en la declaración solo pagaremos el porcentaje que falte según nuestro IRPF (es decir, pagaremos desde un 4,75% más hasta un 32% en el peor de los casos). En definitiva, hay que ser muy cuidadosos en materia tributaria a la hora de emprender con nuestros pequeños o grandes proyectos en la red, bien sea ofertando productos o servicios por la vía digital u obteniendo ingresos mediante el empleo de Google Adsense y la inserción de banners publicitarios, y tener en cuenta la existencia de los impuestos web y la obligación de declarar nuestras ganancias a Hacienda al terminar el año.

 

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10
XSLT Plugin by Leo Jiang