magnify
formats

¿Cómo funciona el iva en la contabilidad financiera?

Publicado en 17 junio, 2017
Compartir

Tanto si eres un estudiante de contabilidad o ya trabajas como contable en una empresa, si te dedicas a la economía y las finanzas debes saber cuál es la importancia del IVA en la contabilidad financiera de una empresa. Hoy te daremos todas las claves para poder entender cómo funciona el Impuesto sobre el Valor Añadido, que graba y en qué casos puede ser deducible o no deducible para la empresa. Esta información será de gran ayuda ya sea en tu carrera profesional como si lo que estás buscando es información para tu propia empresa punto si quiere saber más, sigue leyendo.

El IVA en la contabilidad financiera de las empresas

El IVA es el impuesto que grava al consumidor final sobre todas las adquisiciones de bienes y prestaciones de servicios con terceras personas que son ajenas a la empresa ya sea en todo el territorio nacional o europeo aunque existen tres excepciones: Canarias, Ceuta y Melilla. Este Impuesto puede ser deducible o no deducible y eso irá en función de quiénes eran los participantes de dicha transacción. Cuando hablamos de IVA no deducible nos referimos a aquel impuestos que paga el consumidor final y que en pocas palabras, se incluye ya en el precio de adquisición del bien o servicio que ofrecemos. En este caso, contablemente no se registra de forma específica. Cuando hablamos, en cambio, de IVA deducible, nos referimos a que el que paga y cobra el empresario cómo intermediario en la cadena de producción o de prestación de servicios. A nivel contable, el IVA se registra de forma independiente al precio al que se ha adquirido en las cuentas correspondientes. De esta forma, se puede distinguir el precio de adquisición y se puede contabilizar la liquidación trimestral.

Todos los autónomos que realicen actividades empresariales o profesionales, además de las sociedades mercantiles, arrendadores de inmuebles o promotores inmobiliarios tienen la obligación de presentar la declaración de IVA. Esto suele ser un quebradero de cabeza para todos los profesionales independientes ya que no es tan fácil saber calcular la cantidad a pagar. No es tan difícil en realidad:

Solamente conviene saber tres conceptos:

– En primer lugar, el IVA repercutido que es igual el precio de venta por tipo de IVA repercutido de cada factura que ha sido emitida.

– En segundo lugar, el IVA soportado que es igual al precio de compra por tipo de IVA soportado de cada factura recibida por compras y gastos.

– Y en tercer lugar el iva a pagar que es la resta del IVA repercutido menos el IVA soportado.

Cuando se debe pagar el IVA, existe la posibilidad de asistir a un pago fraccionado que se realiza presentando el modelo 303. Existen algunas actividades que están exentas de presentar el IVA como por ejemplo los servicios médicos y sanitarios, las sociedades culturales y deportivas, la educación y formación, las operaciones financieras y de seguros y el alquiler de viviendas. También existen algunos sectores donde se aplica un IVA reducido del 4% como por ejemplo en el sector editorial, de medicamentos, de servicios y productos para discapacitados y viviendas de protección oficial. Otras actividades tienen un IVA del 10% de tipo reducido como por ejemplo el transporte terrestre de viajeros, la hostelería, los parques de ocio, los servicios culturales como los espectáculos deportivos, los balnearios, los medicamentos para animales las flores y plantas los productos de alimentación para la agricultura y la ganadería, etcétera. Para todo el resto, el tipo general de IVA es del 21% desde el año 2012.

Cabe mencionar que el IVA es un impuesto indirecto que grava el valor añadido a cada miembro de la cadena de producción de un bien o un servicio y recae sobre el consumidor final puntos de esta forma, cada autónomo o empresa de la cadena de producción traslada su IVA el siguiente eslabón hasta llegar al consumidor final y en todo caso, el autónomo actúa como un intermediario entre la hacienda y el consumidor final ya que finalmente pagar a Hacienda la diferencia entre el IVA que haya repercutido y cobrado sus clientes y el soportado por sus compras a sus proveedores. Por este motivo, están sujetas al pago de IVA las entregas de bienes, las importaciones de bienes, las adquisiciones intracomunitarias y las prestaciones de servicios.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10
XSLT Plugin by Leo Jiang